Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Seguridad en Neumáticos

Seguridad en Neumáticos

 Seguridad en Neumáticos general

Las palabras neumáticos choches  van relacionadas de manera implícita y muchas veces nos olvidamos que los neumáticos son componentes claves para el correcto desempeño del funcionamiento de nuestro vehículo y la seguridad de sus pasajeros.

Debemos tener en cuenta que los neumáticos del vehículo deben controlarse cada 15 días para verificar su presión, ya que al utilizarse un una presión insuficiente genera un desgaste irregular (sobre todo en los flancos con respecto al medio) y esto puede llegar a reducir la vida útil del mismo. Al ocurrir este tipo de situaciones nos enfrentamos a que nuestro vehículo pierda precisión durante las maniobras por falta de tensión en los neumáticos y además incrementaremos el consumo de combustible.

Para quienes quieran aprovechar para revisar sus neumáticos, pueden visitar Midas. Donde gozarán de una control gratuito y sin cita previa, allí recibirán un control de inflado, desgaste, envejecimiento y geometría. Además en caso de que nuestro neumático haya pasado su tiempo de vida útil en MIDAS también podrá recibir un presupuesto gratuito de acurdo a sus necesidades.

Como se podrán dar cuenta los neumáticos desempeñan un rol importante sobre la estabilidad y seguridad del vehículo. Al ser el único contacto con el suelo debemos verificar que su desgaste no sea mayor al establecido por sus fabricantes y por ello los debemos controlar regularmente.

Las recomendaciones que le ofrecemos a los motores adictos son:

* No frenar de manera abrupta, evitando todo tipo de derrape. Una frenada con bloqueo a una velocidad de 120 km/hora puede ocasionar una abrasión de 4-5 mm en la zona de contacto.
* Siempre revisar la presión con el neumático frio. Ya una vez que el vehículo empieza a rodar los datos obtenidos por el calor de rozamiento son erróneos.
* No sobrepasar los límites de velocidad y carga que nos recomiendan los fabricantes del coche o neumático.
* Revisar visual y periódicamente el estado de las llantas, por la parte interior también, para detectar desperfectos peligrosos.
* Rotar los neumáticos según se vayan observando diferencias de desgaste entre el eje trasero y el delantero. Evitar siempre la rotación diagonal para evitar el cambio de giro que genera tensiones opuestas a las que se venían generando hasta el momento.

Anímate y déjanos tu comentario